15 de septiembre de 2018

Reseña de Mi hermano derecha, de Pamela Pulido



Título original: Mi hermano derecha
Autor: Pamela Pulido
Saga/Comp.: no
Género: novela infantil
Edad: 8 años en adelante
Editorial: Ediciones SM
Año de publicación: 2017
(¡muchas gracias a la autora por el ejemplar!)

Esta es la historia de un niño con el potencial de ser el pícher con la bola más rápida de todos los tiempos. Y para contarte de ese extraordinario talento es necesario hablar de la mano con la que lanza: su mano derecha... mi hermano. Así es, yo soy la mano izquierda de un niño diestro. No, no es broma, tu narrador es una mano, así como las tuyas que ahora sostienen este libro.

Mi opinión:
¿Alguna vez has sentido que no eres tan bueno para hacer algo como otra persona? ¿Sientes que hay gente a quien le sale todo bien a la primera? ¿Te has sentido incluso un poco opacado o ignorado mientras que otros reciben gran atención por algún hobbie que tu también tienes? Pues esa es la historia de Zam, la mano izquierda de Beto, un niño diestro que, por ende, suele usar mucho a su mano derecha pero muy poco a la izquierda.

Daniel, la mano derecha de Beto, es muy bueno para hacer muchas cosas, pero sobre todo para lanzar la pelota en los partidos de beisbol. Sin embargo, Zam (la mano izquierda) es malísimo para detener las pelotas, ¡porque le dan miedo y tiene miedo a fallar! Esto pone en peligro el futuro de Beto como jugador del equipo porque ¿cómo es posible que pueda lanzar pero no atrapar?

A través de las páginas de esta novela nos adentraremos para conocer la historia de estos dos hermanos manos (Zam y Dan), así como del mismísimo Beto y su propio hermano gemelo: Toño, quien conoce su más oscuro secreto y ha tratado de ayudar a su hermano. Sin embargo, todo cambiará cuando Beto tenga un accidente y no pueda utilizar su mano derecha durante un tiempo. Poco a poco nos encontraremos con algunos problemillas como la envidia y los celos, la falta de confianza y la preocupación ante los posibles sueños rotos. Tanto los hermanos "manos" como los gemelos tendrán que aprender a confiar el uno en el otro y a apoyarse en todo momento, reconociendo que juntos serán siempre más fuertes.

Como habrán podido imaginar, esta novela de apenas 200 páginas es muy dulce y tierna, y transmite una serie de mensajes maravillosos que van de la confianza en otros y en uno mismo, hasta la importancia de la familia y de intentar una y otra vez hasta lograr lo que queremos. No importa que vaya enfocada a un público infantil, chicos y grandes terminarán reflexionando sobre sus sueños, sobre esos talentos que tienen y que tal vez han dejado ir por miedo al fracaso o a no ser lo suficientemente buenos.

Y es que uno de los temas principales del libro a mi parecer es hacer énfasis en que siempre habrá personas que nos juzguen y critiquen, que puedan sentir envidia, que ante sus ojos no seamos los mejores en tal o cual cosa, que nos comparen con otros... pero que lo verdaderamente importante es ser fieles a nosotros mismos y a lo que queremos. Que si bien a veces las cosas nos costarán trabajo y tropezaremos con piedras en el camino, debemos levantarnos y volver a intentarlo hasta que lo logremos.

También quiero destacar que este libro está lleno de humor. Desde la primera hoja, el primerísimo renglón, uno se ríe al ver que la historia está narrada desde Zam, ¡la mano izquierda! La verdad es que es algo que te hace inmediatamente voltear a ver tus manos y sonreír, es casi imposible no hacerlo. Igualmente me gustó que sentí a los personajes muy bien delineados, cada uno con su forma de ser, con sus temores y sus deseos y sus dudas. A veces cuando uno lee libros infantiles siente que todos los personajes secundarios son planos e idénticos, pero aquí tenemos una serie de matices que le dan mayor profundidad a la historia y nos permiten encariñarnos poco a poco con los personajes.

Esta novela, ganadora del Premio de literatura infantil Barco de Vapor 2017, viene acompañada por algunas ilustraciones muy lindas. Además, la pluma de Pamela Pulido es maravillosa y logra sumergirte con rapidez y que las páginas se devoren una tras otra. Por si eso fuera poco, cada capítulo tiene el nombre de un dedo, un detalle que me gustó bastante.

Les recomiendo mucho este libro a chicos entre 8 y 10 años que quieran empezar a leer libros más complicados, así como a todos los demás que necesiten recordar la importancia de perseguir sus sueños y de recordar que si bien está bien tratar de ser buenos en lo que hacemos, no debemos dejar de disfrutarlo en cada etapa del camino por andar en búsqueda de la perfección. Se vale caer, se vale abandonar y se vale probar cosas nuevas.

Calificación que le doy:



6 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Yo aún no me repongo de mi bebé Zam T-T es increíble como la autora logra retratar en una trama tan sencilla lo que es sentirse menos que los demás, y amé AMÉ el final de la historia y la moraleja, casi lloro T_T

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que es un libro que te hace re-pensar y valorar muchas cosas. Un abrazo :D

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Hola! Yo calculo que a partir de los 8-9 años ya lo pueden leer y de ahí a los 12-13 años :)

      Eliminar
  3. Suena a que es una historia que llega al corazón.

    Nos leemos en = Un libro, un mundo o dos =

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasarte por aquí! Por favor no dejes de comentar y, si te gustó el blog, suscríbete para saber más :D