31 de mayo de 2015

8 ideas para decorar usando los libros como cuadros


Bien dicen por ahí que el cielo es el límite y cuando se trata de decoración definitivamente no hay ataduras, todo está en tener imaginación e invertir un rato de tu tiempo libre.

Así que hoy les traigo algunas ideas para remodelar su cuarto, su sala o lo que ustedes quieran con cuadros decorativos. Ya sean las portadas de tus libros favoritos o esas frases que tanto te gustan, dale a tu habitación un aire 100% literario.



La primera opción es un poco sofisticada tal vez, pero consiste en imprimir el perfil de tu autor favorito. Hay muchos perfiles de escritores famosos en internet; este por ejemplo es de Jane Austen, y si de fondo pones un fragmento de la novela y luego lo enmarcas, se verá fenomenal.


La segunda opción es usar una (o varias) de tus frases favoritas e imprimirlas con tipografías y colores padres sobre algún papel periódico. Puedes agregarle detalles como este cuervo que hace referencia al poema de Edgar Allan Poe, al que pertenece la frase aquí mostrada.


La tercera es una de mis favoritas, aunque puede ser más costosa, pues consiste en imprimir las portadas de tus libros favoritos y luego enmarcarlas. El costo se eleva pues necesitarás imágenes de buena calidad, impresas en colores y luego el costo del marco, pero el resultado se verá sensacional.


La cuarta opción es utilizar los marcos de fotografías y cuadros como repisas para tus libros. Eso sí, recuerda que necesitarás láminas para que tus libros no se caigan.


La quinta opción es más "abstracta" y consiste en rescatar personajes, mascotas, lugares o elementos de tus libros favoritos e imprimirlos en algún papel con letras, ya sea un periódico o un libro antiguo. Podrías, por ejemplo, imprimir el escudo de tu casa de Hogwarts, tu facción de Divergente, tu casa de Juego de Tronos, etc., ¡todo está en tu imaginación!


Esta opción es un poco más humorística pero igualmente atractiva: puedes crear o buscar frases de "Keep calm" relacionadas con tus sagas favoritas y luego imprimirlas o, mejor aún, pintarlas tú mismo sobre los cuadros con ayuda de algún stencil.


Nuestra séptima opción es similar a las anteriores, pero aquí el chiste es dividir una imagen en varios cuadros que puedas espaciar algunos centímetros, ya sea de forma horizontal o vertical. 


Y por último tenemos algo que para muchos será un sacrilegio y para otros una obra de arte: usar a los libros mismos como cuadros, colgándolos sobre tu pared. Esto en lo personal no me encanta, pero no puedo negar que tiene cierto encanto...


2 comentarios:

  1. Hola! Hay alguna de muy interesante! me parece super cuki la primera, y con lo pequeñita que es mi habitación es perfecta!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que preciosidades, cualquier lector desearía tener algo así en su casa... me encantaaa

    Besos =)

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasarte por aquí! Por favor no dejes de comentar y, si te gustó el blog, suscríbete para saber más :D