13 de octubre de 2015

Los libros más curiosos del mundo


¡Hola chicos! Hoy les traigo esta nota que encontré y que me pareció muy interesante, pues cada uno de estos libros es realmente raro y único en su tipo, ¿cuál llama más su atención?


El libro circular en miniatura (siglo XV)


Esta obra de arte es una pieza literaria y viceversa, y quizás también uno de los primeros libros de bolsillo de la historia. El Codex Rotundus fue creado en 1480, tiene 9 centímetros de diámetro y un total de 266 páginas, entre ellas hermosas ilustraciones pintadas a mano. El libro se cierra con tres broches, cada uno es diferente y representan letras del alfabeto de diseño gótico.

Libros siameses (siglo XVI)


El experto en libros antiguos Erik Kwakkel llama a este tipo de creativas obras literarias ‘Libros siameses’, tomando como referencia la palabra dos-à-dos binding, que podríamos traducir como espalda con espalda y que caracteriza a las obras literarias que están separadas por su contenido pero este está relacionado, ya sea por el concepto o por la historia. Fueron muy populares entre los siglos XVI y XVII, y a día de hoy aún podemos ver, muy de vez en cuando, alguna publicación inspirada en este original diseño.

Libro de cintura (siglo XIV)


Este tipo de obras llamadas en inglés Girdle Book son libros que se caracterizaban por su encuadernación, realizada de tal modo que todos ellos tenían una especie de cola que se podía colgar del cinturón o de la faja boca abajo, de tal manera que el dueño tenía el libro siempre a mano y solamente lo tenía que abrir, sin descolgar.

Este tipo de obras aparecieron en el siglo XIII, aunque fueron más populares entre el XIV y el XV, siendo en el siglo XVI cuando cesó este tipo de encuadernación. Libros de cintura medievales se conservan 26 tomos, la mayor parte de ellos son textos religiosos, aunque también hay obras que tratan temas médicos.

Seis formas de leer (siglo XVI)


Este curioso manuscrito está en la Biblioteca Nacional de Suecia. El ejemplar, que data del siglo XVI, es raro porque esconde en su interior seis libros y dependiendo de por dónde y cómo se abra, se lee uno u otro texto religioso.

iPad medieval (siglo XV)


Este curioso y raro libro data del siglo XV, es inglés y su nombre original es hornbook. Por lo general, esta tabla de lectura contenía, además del alfabeto, una colección de textos breves y fáciles para iniciarse en la lectura. La idea era que fuesen duraderos para instruir a generaciones de pequeños lectores, por ello colocaban los textos en la tabla y los cubrían con mica; además, todas las tablas tenían un extremo para que al sujetarla no se tapasen las letras.

El primer ebook (siglo XX)


La española Ángela Ruíz Robles fabricó en 1949 el primer libro mecánico. Esta maestra de orígenes leoneses y que pasó casi toda su vida en la ciudad gallega de Ferrol, diseñó y creó una Enciclopedia Mecánica: un aparato de “procedimiento mecánico, eléctrico y a presión de aire para la lectura de libros”, según se explica en la patente.

El libro del agua que salva vidas (siglo XXI)


Esta obra ha sido diseñada y creada por Water Is Life. La idea tiene dos objetivos: crear conciencia del riesgo que supone beber agua contaminada, riesgo al cual se enfrentan millones de personas a diario, y el otro objetivo es servir como herramienta para poner fin a este problema.

Y es que este libro sirve para purificar el agua. Cada una de las páginas es un filtro que se utiliza para filtrar el agua y cada uno sirve para filtrar aproximadamente 100 litros, por lo que cada libro puede proporcionar a cada persona agua potable durante 4 años.

El libro que se planta (siglo XXI)


Sumergirse en la lectura de un libro, sea el que sea, conlleva una transformación. Al pasar las páginas y cerrar las tapas, algo ha cambiado en nosotros y ese libro, que nos transforma aunque no nos demos cuenta, es fruto también del cambio.

Con esta idea nace el libro Mi papá estuvo en la selva, de Gusti y Anne Decis. La obra está fabricada con papel reciclado y tintas biodegradables y en las tapas hay incrustadas semillas de un árbol nativo de pulpa de papel por lo que, una vez leído, el libro se puede plantar, devolviendo a la naturaleza lo que se sacó de ella.

2 comentarios:

  1. Hola:
    Que lindos, sobre todos los dos ultimos, el libro que potabiliza el agua y el libro que devuelve a la vida una árbol. Yo conocía de un lápiz que al terminarse (quedar pequeño e inutilizable para le escritura) se lo planta para que de una planta de huerta :D
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow, eso está genial, es una excelente forma de reutilizar y seguir cuidando el planeta. Un abrazo :D

      Eliminar

¡Gracias por pasarte por aquí! Por favor no dejes de comentar y, si te gustó el blog, suscríbete para saber más :D